Aterciopelados

Versátil por su elegancia igualada a la comodidad, el terciopelo ha vuelto a colocarse en el podio de las tendencias de la temporada, tanto para el día como para la noche. Te contamos como adaptar esta tendencia, sin ser confundida por una pintura barroca…

 

Si sos de las mas osadas entonces jugatela por un vestido de corte simple en «full velvet» o quizas una prenda mas trendy como los jumpsuits. Un look para no pasar desapercibida sin perder la sofisticación y la elegancia.

                                   Full velvet jumpsuite

Si sos de las mas clasicas pero te animas a la tendencia podes optar por acompañar tu look con accesorios en terciopelo, desde botines y zapatos hasta mini-bags y sobres. Nada escapa del terciopelo, incluso se puede ver en accesorios mas pequeños como los chockers.

                                   Velvet mini-bag

 

                                                    Velvet chocker

Por si aun dudas en adoptar este «IT» de la temporada te dejamos las claves para saber levarlo sin perder elegancia:

  • No sólo podemos llevarlo en vestidos: Las faldas, pantalones, kimonos, crop tops y shorts funcionan muy bien en terciopelo si se combinan de la manera correcta, evitando sobrecargarlo con prendas que visualmente queden pesadas. El terciopelo es muy fácil de combinar, aunque no lo parezca. Sus compañeros ideales son la lana, el cashmere e incluso el algodón.
  • El terciopelo es perfecto para eventos especiales: Es ideal para lucir elegante. Lo mejor para estas ocasiones es escoger colores oscuros como negro, los azules, burdeos y el verde esmeralda. Es tan versátil que en la noche puede cobrar un aire mas chic combinandolo con fibras como el satin, raso, seda, para dar perfecto look lencero.
  • Casual: Puedes ir a trabajar con él sin problema. Empareja un saco con unos jeans o pantalones de vestir, una camiseta o una blusa de algodón, o bien unos pantalones o falda de terciopelo con un suéter de cashmere o lana.
  •  Accesorios: Si llevas un total look, deben ser discretos para dar todo el protagonismo al terciopelo. Evitar los estampados extravagantes en otros tejidos o los brillos en exceso.
  • No lo mezcles. Casi como todos los textiles, no hay que mezclar el terciopelo con otras prendas del mismo material si es que no son un juego. Luce espantoso.
  • De calidad. Si te compras una prenda en este textil, trata, en la medida de tus posibilidades, que sea de calidad. El terciopelo barato siempre se ve barato.